¿Cómo debo limpiar y cuidar mi suelo Quick Step?

Vayamos al grano, los suelos se ensucian. Por suerte, nuestros suelos Quick-Step tienen un fácil mantenimiento. Con estos consejos podrá limpiar el suelo laminado rápidamente.

Comience por preparar su aspiradora, dos cubos, una mopa y el producto de limpieza Quick-Step Clean (disponible en tienda).

  1.  Pase la aspiradora por todo el suelo. Use un cepillo para parquet para no arañar el suelo. Pase la mopa para asegurarse de que no queda polvo.
  2. Llene uno de los cubos con un tapón de Quick-Step Clean por cada 5 litros de agua. Llene el otro cubo con agua limpia. En este cubo podrá enjuagar la mopa o la bayeta. Si no enjuaga el utensilio de limpieza, solo estará removiendo la suciedad.
  3. Ya ha pasado la aspiradora y los cubos están listos. Es el momento de pasar la mopa. Sumerja la mopa en el cubo con Quick-Step Clean y escúrrala bien. Comience a pasar la mopa, ¡el suelo estará limpio en un abrir y cerrar de ojos! Enjuague la mopa en el otro cubo para deshacerse de la suciedad. Repita este proceso hasta que su suelo esté radiante. (Consejo: pase la mopa en la dirección de sus paneles para evitar que aparezcan rayas de secado).

La mayoría de nuestros suelos cuentan con un revestimiento Hydroseal resistente al agua, pero evite usar demasiada agua. Obtendrá los mejores resultados con paños o la mopa húmedos.

Un consejo, es que regularmente, si encuentra daños minúsculos en su suelo use nuestro Kit de reparación de Quick-Step que ofrece las mejores herramientas para recrear el color original de las planchas dañadas rápidamente. Consulte la tabla de colores para saber exactamente qué colores de cera mezclar para obtener el mismo color que el de su suelo.